Ikeas de punta

Business, high class, 120 caballos.
Doscientos cincuenta, trescientos dieeees.
Duplex, triplex, loft, 21 pulgadas,
46 pulgadas, 80 pulgadasm
La tarjeta plata, oooooro, platino.
Sosio, sosio abonado, sosio VIP
Antiage, botox, ácido hialurónico.
HD, HD ready, HD special, full HD.

No es más rico el que más tiene, si no el que menos necesita

Mi amada hermana me mostraba entusiasmada el otro día el spot de la nueva campaña de ikea, y he de darle la razón en que, el concepto y desarrollo de este, me parece realmente brillante.

Quizás seamos ambos hermanos un target demasiado perfecto para esta campaña ya que nos encanta el tango, los juegos de palabras, los refranes y las moralejas; así como los buenos conceptos y las producciones audiovisuales finas. Así que no podíamos más que enamorarnos de esta nueva producción de SCPF.

Y es que… plasmar todo este aluvión de conceptos en 43 segundos, sin duda es un buen ejercicio de creatividad, ingenio y síntesis de ideas. Y hacerlo además con esta finura y este gran contraste entre el minimalismo de la canción y la tremenda carga de detalles de los planos domésticos mostrados, es sin duda, para mí, una de las claves del éxito de la pieza.

Me encanta la enumeración de conceptos de la vida moderna que se han buscado, y como encajan perfectamente, sin venir a cuento unos con otros en una canción simpática, emotiva y pegadiza a partes iguales.

De hecho, la susodicha sintonía dió para un buen rato de análisis entre varios miembros de la familia, en una reunión improvisada alrededor de youtube cada uno entendía y daba sentido a algunos de los términos nombrados, ya que yo, por ejemplo, estoy familiarizado con los términos “HD, HD ready o full HD”, pero no había oído en mi vida hablar del “botox” ni del “ácido hialurónico”, términos que esclareció rápidamente mi madre. Con la presencia también de mi abuela, pudimos comprobar que a ella le suenan a chino todos y cada uno de los términos que se cantan, y precisamente por eso sea quizás la que menos se complica la vida de todos los presentes.

Me ha gustado mucho el concepto de “socio, socio abonado, socio VIP”; términos que han pasado de mera terminológia empresarial para diferenciar los distintos perfiles de sus clientes, a estar presentes en nuestras vidas hasta el punto de que incluso son términos con los que a veces tratamos de distinguirnos de otros mortales que utilizan los mismos productos o servicios.

En definitiva, una muy buena retahíla de términos que la sociedad del consumismo intenta meternos en la cabeza para jugar en su malévolo tablero del “consume para ser felíz”, y que en este caso los creativos de SCPF usan para llamar nuestra atención sobre si estas “sofisticaciones” consumistas realmente nos acercan a la felicidad, o si más bien es lo más sencillo lo que más placer nos aporta.

A pesar de ser un pelín hipócrita echar mano de este concepto “anticonsumista” para vender una marca de consumo, realmente me ha conseguido emocionar como ya han venido haciéndolo varios otros spots de este gigante nórdico. Y es que me considero un gran freak al darme cuenta de que tengo la capacidad de erizarme completamente y llegar a emocionarme con ciertas piezas audiovisuales de muy corto metraje producidas para promocionar una empresa, producto o servicio.

Esto le viene sucediendo al escribiente desde que tenía unos 13 años, cuando grababa en VHS los especiales de publicidad de Canal+ para luego repetirlos hasta la saciedad, misma época y obsesión me llevaba, junto a my sister, a hacer zapping esquivando la programación televisiva y yendo, durante largos ratos, de un bloque publicitario en otro.

Pués bien, en base a esta extraña propiedad de mi sistema endocrino-emocional, he de decir que unas de las piezas publicitarias que más me producen esta reacción en los últimos años son las de ikea. La anterior campaña, por ejemplo, con la canción de Coque Maya “no puedo vivir sin tí” también hizo de las suyas con mis folículos.

Y es que… el formato audiovisual tiene algo de mágico y maravilloso, cuando se junta un buen audio con un ritmo de edición adecuado y unos encuadres emotivos… pasa “lo que pasa”.

Y “lo que pasa” puede ser, que el chaval se ponga a escribir un post en pos de “la magia del formato spot”

¡Casi ná!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.